Gobernanza indígena para el buen uso de los recursos naturales en el Gran Paisaje Indígena Putumayo Amazonas

El Gran Paisaje Indígena Putumayo Amazonas es un modelo participativo de gestión del territorio amazónico que viene promoviendo el Instituto del Bien Común – IBC junto con comunidades nativas de las cuencas del Putumayo y el Amazonas, en una zona mega diversa del noreste de Loreto que conecta con áreas protegidas y territorios indígenas de Ecuador, Colombia, Perú y Brasil.

El Gran Paisaje está conformado por los territorios de 95 comunidades nativas y seis áreas protegidas propuestas y creadas, consideradas entre las más ricas en biodiversidad de Perú y el mundo.

De los cerca de 4.3 millones de hectáreas que comprende el Gran Paisaje Putumayo Amazonas, en 2018 solo se perdieron 431 hectáreas de bosque (0.01 %), según un estudio realizado por el IBC. Esto evidencia el excelente estado de conservación de los bosques, demostrando que el esfuerzo de 20 años por la gestión del paisaje ha tenido efectos positivos sobre la conservación y manejo de recursos naturales, en beneficio de las poblaciones locales.

La participación de la población local es un elemento fundamental del modelo de gestión vigente. “Esto implica identificar y garantizar la participación de las múltiples voces que confluyen en la creación y gestión del paisaje, de modo que el proceso sea horizontal y democrático, tomando en cuenta las experiencias de la población en la gestión de sus recursos y sus necesidades sobre el manejo del territorio”, explica Ana Rosa Sáenz, coordinadora del Programa Putumayo Amazonas, del IBC.

Así, a través de espacios participativos, se logran acuerdos democráticos sobre el uso más adecuado de los recursos naturales, de modo que estos puedan ser disfrutados de manera oportuna y equitativa, sin perjudicar su existencia a futuro. 

La participación de la población local es un elemento fundamental del modelo de gestión vigente. “Esto implica identificar y garantizar la participación de las múltiples voces que confluyen en la creación y gestión del paisaje, de modo que el proceso sea horizontal y democrático, tomando en cuenta las experiencias de la población en la gestión de sus recursos y sus necesidades sobre el manejo del territorio”, explica Ana Rosa Sáenz, coordinadora del Programa Putumayo Amazonas, del IBC.

Así, a través de espacios participativos, se logran acuerdos democráticos sobre el uso más adecuado de los recursos naturales, de modo que estos puedan ser disfrutados de manera oportuna y equitativa, sin perjudicar su existencia a futuro.