CODO DEL POZUZO: NUEVA ÁREA PROTEGIDA DE RÉGIMEN REGIONAL PROTEGE BOSQUES AMENAZADOS DE HUÁNUCO

Al cumplirse el primer aniversario del Área de Conservación Regional Codo del Pozuzo, se realizó la ceremonia oficial de reconocimiento de esta nueva área protegida ubicada en la Provincia de Puerto Inca – Huánuco. La nueva área protegida alberga más de 10 mil hectáreas de bosques de neblina e importantes fuentes de agua, así como especies de flora y fauna, muchas de ellas amenazadas, como el oso de anteojos, jaguar, puma, gallito de las rocas. En la ceremonia de reconocimiento participaron numerosas autoridades de gobierno, locales, regionales y nacionales.

La creación del ACR Codo del Pozuzo resulta de un proceso participativo que involucró a la Municipalidad de Codo del Pozuzo, el Gobierno Regional de Huánuco, población colindante con el área propuesta y actores de la sociedad civil. El proceso fue acompañado por el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Sernanp, del Ministerio del Ambiente, y contó con apoyo técnico del Instituto del Bien Común – IBC y apoyo financiero de la fundación Andes Amazon Fund y del PNUD, a través de sus
proyectos “Amazonía Resiliente” y “Paisajes Productivos sostenibles”.

A tiempo de celebrar que Huánuco cuenta con su segunda área de conservación de régimen regional, el Gobernador Regional, Erasmo Fernández, anunció la flamante conformación del comité de gestión del ACR Codo del Pozuzo, así como la elección de los miembros de la comisión ejecutiva y la aprobación del reglamento de sesiones y funcionamiento.

Para el jefe del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (SERNANP), José del Carmen Ramírez, este es un gran logro que fue posible gracias al trabajo articulado entre diversos actores de Codo del Pozuzo, “un distrito con enorme potencial por su biodiversidad y por ser parte de un importante corredor biológico de la región Huánuco”.

“Con el ACR Codo de Pozuzo se busca aportar a la mitigación del cambio climático y contribuir al desarrollo sostenible de la región Huánuco, que actualmente está siendo afectada por la deforestación y la degradación del suelo”, explica Stefany Salcedo, especialista del Instituto del Bien Común, organización que desde el programa ProPachitea, basado en Oxapampa, brindó acompañamiento y apoyo técnico a lo largo de todo el proceso de creación del área protegida, y que continuará apoyando
en la elaboración del plan maestro y otros aspectos de la gestión del área.

Por su parte, Enrique Ortiz, coordinador de Andes Amazon Fund, ratificó su compromiso con el esfuerzo de conservación en Huánuco, y celebró que el gobierno regional se plantea una nueva meta con la propuesta de protección de los ecosistemas montanos de Osomayo Milpo.